LASCAUX Resonance® Gouache

Es un nuevo descubrimiento con propiedades específicas: estos colores apoyan y promueven el aspecto emocional de la expresión y armonizan con las personas y el medio ambiente, gracias a los componentes de vibración y olor. Las pinturas Lascaux Resonance Gouache consisten en un aglutinante sintético resistente al envejecimiento, bioinformación, aceite de salvia y pigmentos puros resistentes a la luz. Se secan aterciopelados y permanecen solubles en agua.

El Principio de Resonancia: (una ley natural importante)

Una vez que lo experimentas, quieres revivir la sensación nutriente y de auténtica cohesión y armonía. En toda comunicación entre dos o más sistemas, las leyes de resonancia y armonía ocupan un lugar fundamental. Forman el puente invisible sobre el que se intercambia información haciendo posible la comunicación.

Materia e información

 

La física moderna ha reconocido que la materia se compone de partículas indivisibles que son al mismo tiempo ondas electromagnéticas. Por lo tanto, todo lo que existe también se puede describir como información almacenada en formas de onda, como patrones de resonancia que se propagan dentro de los campos. Esto se aplica a cosas materiales, como nuestro cuerpo o una pieza de metal, y a cosas inmateriales tales como el brillo de un color, el aroma de una flor o un pensamiento fantástico. La vida en su naturaleza dual de materia e información está ganando cada vez más terreno en el campo científico; Y también el modelo cognitivo según el cual los campos invisibles e inmateriales ejercen un dominio sobre la materia y también la controlan.

Colores que apoyan y promueven el aspecto emocional de la expresión y armonizan con las personas y el medio ambiente.

El intercambio con nuestro entorno

El organismo humano está rodeado e impregnado por un campo bioeléctrico altamente estructurado e inmaterial, a través del cual interactúa energéticamente con su entorno, intercambiando información vital: bioinformación. Como una llave para la cerradura, la bioinformación debe encajar en nuestro campo bioenergético si quiere ser efectiva en orden. Por lo tanto, no solo necesitamos mucha energía, sino patrones de energía precisamente estructurados, que abren una resonancia perfecta para nuestro organismo. Cuanto más ordenado y armonioso se crea nuestro propio campo bioeléctrico y el de nuestro entorno, más experimentamos apoyo para nuestro orden y armonía.